lunes, 8 de febrero de 2010

El Moncayo


El Moncayo es la cumbre más alta de la Cordillera Ibérica. Alcanza los 2314 metros, que no está nada mal. Es un Parque Natural que se extiende a lo largo de la frontera entre las provincias de Zaragoza y Soria, aunque es , fundamentalmente, un territorio aragonés. No es una cumbre de nieves perpetuas, pero su perfil aparece blanqueado la mayor parte del invierno. Cuando se oye decir que "sopla el Moncayo" hay que abrigarse bien, con bufanda y gorro.
El paraje es hermoso. Os invito a preparar una excursión con la familia en fin de semana. No os arredre el frío, que se come y se bebe bien. Hay buenos caldos, como los del campo de Borja y buen ternasco. También os recomiendo unas migas... y no necesitaréis ni bufanda ni gorro.En sus cercanías se halla el Monasterio de Veruela, de obligada visita.
Entre sus bosques se esconden leyendas, poesía, duendes , brujas y aquelarres... la magia de una montaña que diversos artistas han sabido recoger y brindarnos. Como el amigo Bécquer, que conoció los aires puros y los misterios de esas tierras.

www.naturalezadearagon.com
www.caiaragon.com
www.serbal.pntic.mec.es
www.condesdevisconti.com
(De esta última, consultad el apartado "Entorno")

3 comentarios:

Gerard dijo...

Es una montaña muy hermosa y un buen lugar donde pasar unas buenas tardes!

Abel Hoces dijo...

Conozco muy bien la zona, ya que mi suegra es de allí. El paisaje es a la vez duro y bello, contrasta la parte árida de los pueblos de Vera de Moncayo o Alcalá de Moncayo con la parte boscosa a pie de la montaña (Moncayo). Hay rutas muy bonitas e interesantes en cuanto a naturaleza, ya que los hayedos son espectaculares y la variedad de mariposas tremenda (se pueden encontrar hasta el 70% de las existentes en la península ibèrica). El monasterio de Veruela es un bellísimo ejemplo del Císter y la pequeña ciudad de Tarazona para no perdérsela, su catedral espectacular y la judería también.

Tony dijo...

Creo que es un sitio para descansar y disfrutar del gran paisaje seguramente és lo que hizo Becquer.